Prisioneros chinos son obligados a recolectar oro en el WOW

Prisioneros chinos son obligados a recolectar oro en el WOW

Escrito por: Manu Iglesias    26 mayo 2011     Comentario     2 minutos

No podemos negar que el World of Warcraft es uno de esos juegos que levanta pasiones en todo el mundo. Miles de personas se conectan a los servidores del juego cada día y alrededor de él se ha creado toda una cultura. Por supuesto, como todo gran éxito se ha creado todo un negocio alrededor del juego, que va más allá de la simple venta de productos promocionales.

Algunos jugadores han encontrado un auténtico filón vendiendo objetos virtuales que consiguen en el juego por dinero de verdad. La historia es bastante sencilla, dependiendo que objetos se consigan en el juego es más fácil avanzar y llegar a un nivel más alto. Convertirse en un personaje poderoso dentro del juego y, en definitiva, tener poder.

Como no podía ser de otra forma, gente con “poder” en la vida real se ha enterado de esto y han querido sacar tajada. Recientemente se ha hecho público el caso de un preso chino obligado a recolectar oro en el juego online, mientras se encontraba en prisión. Los trabajadores de la cárcel, los carceleros eran los encargados de obligar a los presos a realizar esta recolecta y después vendían el oro virtual a cambio a dinero de verdad.

Según cuenta esta persona (que ya ha salido de la cárcel), unas 300 personas eran obligadas cada noche a participar en esta especie de recolección. Eran obligados a jugar hasta que no podían más y en caso de no llegar a unas cuotas establecidas por los propios carceleros, los presos eran golpeados con tuberías de plástico.

El gobierno chino empezó a ver que la venta de este tipo de “objetos virtuales” empezaba a ser exagerada. Así que estableció una ley que ilegalizaba la venta de bienes virtuales a cambio de dinero real, salvo autorización expresa. Sin duda una situación muy cruda la vivida por esta persona en la cárcel. Jugar es algo que está pensado para entretenernos, pero cuando se convierte en una obligación impuesta por otro deja de ser divertido y se convierte en una tortura.

Vía | The Guardian


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.