12 abril 2016 Cámaras

xxl_camera1-1-970-80
En la década de los 80 causaban furor, aunque venían de lejos. No había niño “de comunión” que no tuviera una de ellas entre los innumerables regalos que traía este especial día. Las cámaras Polaroid, que sacaban una imagen de manera instantánea tras hacer la foto eran, desde luego, las reinas. Y como quien tuvo retuvo, en estos años de alta tecnología e imágenes digitales, el estilo de estas cámaras no solo no ha desaparecido sino que está en crecimiento.

Aunque Polaroid ya es historia, la tecnología de sus cámaras se ha convertido para formar parte, una vez más, de nuestra vida. Con los últimos estertores de la compañía, uno de sus ex-empleados consiguió comprar la última de las fábricas de película de Polaroid y darle nueva vida. The Impossible Project se creó para continuar con este tipo de fotografía y ha sido esta empresa la que ha creado la cámara I-1.

Mecanismo de los 80 con tecnología del siglo XXI

Básicamente es el mismo mecanismo. El objetivo capta la imagen y la transmite a la película almacenada en la cámara, que al exponerse al aire se autorevela y nos la muestra. Eso sí, las similitudes terminan ahí, porque esta cámara tiene unas especificaciones muy superiores a las que tenían aquellas cámaras clásicas.
xl_camera-i-1
Lo más vistoso es el diseño de esta cámara. Su forma huye de la cámara clásica y presenta un diseño muy actual y moderno. En él, lo que resulta chocante es el anillo de luces que enmarca al objetivo. Este se ajusta automáticamente a las condiciones lumínicas existentes y a la distancia del objeto fotografiado. Obviamente, no se trata de una cámara con la que se pueden obtener imágenes de alta calidad, pero cumple con su cometido.

Una aplicación del móvil permite controlar elementos de la cámara a través del Bluetooth, desde las opciones del objetivo hasta las condiciones del flash. Además, utiliza una batería recargable vía USB y la película es también sensiblemente mejor que las que se utilizaban en su momento.

La I-1 se pone a la venta el 10 de mayo con un precio de 300 euros. No busca, desde luego, competir con las cámaras digitales, pero sí que se posicionará en el mercado de las cámaras instantáneas, que sigue vivo y ofreciendo novedades todos los años para los millones de aficionados que hay en todo el mundo.

Vía | T3

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *