7 octubre 2011 Telefonía

Como dijo Bob Dylan en su celebre canción de 1963: Los tiempos están cambiando. Y en el mundo de la tecnología la velocidad de los cambios es abismal. Las empresas tecnológicas se ven obligadas a tomar decisiones para reajustar su estrategia a la realidad del mercado actual. La última es Sony que tiene planes de finiquitar su joint venture con Ericsson y competir en el mercado de los teléfonos móviles sola.

En 2001 las dos empresas se unieron para este mercado concreto, todo eran ventajas para cada una de ellas. La japonesa tenía una gran marca de cara al consumidor y la sueca aportaba la tecnología móvil. Luego llegaron los beneficios, y gracias a los teléfonos Walkman fueron bastantes. Pero los tiempos han cambiado y en 2010 la facturación de Sony Ericsson fue de 6.294 millones de euros, pero los beneficios solo llegaron a los 90 millones, y eso que fue uno de sus mejores años.


Ahora aquella joint venture es un lastre para ambas empresas. Para Ericsson le supone un desgaste en un mercado que ya ha olvidado. Ahora se centran en los negocios sólo con empresas para licenciar o vender su alta tecnología.

Pero el que peor sale parado es Sony que intenta competir en el mercado de los teléfonos y se ha de conformar con ser solo el sexto fabricante mundial. En el momento actual en lo que se fija el consumidor al comprar un teléfono es en lo que puede hacer además de llamar y enviar SMS. Durante años, en Sony intentaron llevar a cabo una idea revolucionaria: Unir Playstation con sus smartphone, pero no lo consiguieron por las tensiones internas que le reportaba solo llevarse el 50% de los beneficios de incorporar un negocio que era solo suyo. Este año Sony Ericsson ya cuenta con una unión mejor con Playstation pero ahora ya lo hacen el resto de la competencia, han vuelto a llegar tarde.

Ahora, Sony tiene más claro que nunca que el desarrollo de tablets y de smartphones debe ir unido para así formar un ecosistema tecnológico único. Es la forma de reducir costes y acelerar la creación de nuevos dispositivos. Le ha pasado con sus tablets que han conseguido desarrollar, pero fue el mes pasado: 18 meses después de que fuera presentado el iPad. En esta unión también cambiarían de Sistema Operativo y abandonarían por completo Windows Phone para centrarse en Android.

Pero no va a ser fácil deshacer la joint venture comprando la parte de Ericsson. Ya que además tendrán que incluir las patentes de Ericsson que actualmente utilizan. De lo contrario deberían empezar desde cero y eso haría alargar más el tiempo necesario para luchar en el mercado, volviendo inútil la operación. Se habla de que Sony deberá pagar a Ericsson entre 1000 millones de euros y 1250 millones de euros. Una buena suma, pero muy baja comparada con los 12.500 millones de dólares que Google tuvo que desembolsar para hacerse con la totalidad de Motorola.

Vía | The Wall Street Journal

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Cargador portátil Sony para smartphones 11 octubre 2011
  2. Sony se hace con la totalidad de Sony Ericsson, ya es oficial 27 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *