27 enero 2011 Consolas

PS3

Desde que la seguridad de la PlayStation 3 ha caído en manos de algunos hackers, Sony está lanzando muchas actualizaciones de seguridad. Realmente estas actualizaciones lo que hacen es bloquear los hacks que permiten ejecutar copias de seguridad y similar. Además en muchos casos la actualización se limita a bloquear el acceso a los juegos online, ya que es una de las formas más populares de jugar.

La nueva actualización hace precisamente esto. Se trata de la versión 3.56 y todos los poseedores de una PlayStation 3 tendrán que aplicar esta actualización si quieren poder seguir jugando online a sus títulos, sean comprados legalmente o no.

Parece que Sony no quiere de ninguna forma que su consola se convierta en un lugar donde poder ejecutar copias de seguridad. Primero los hackers tardaron muchísimo tiempo en romper la seguridad y ahora Sony se ha puesto las pilas para evitar lo máximo posible acceder a su red sin juegos originales.

Más información | Sony

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *