17 febrero 2011 Consolas

PS Cárcel

Está claro que a los fabricantes de consolas no les gusta que los hackers hurguen en sus entrañas. Con esto quiero decir que no les gusta que busquen método para poder ejecutar copias de juegos o software “casero”. Los fabricantes luchan por sus intereses y quieren que sólo el software autorizado por ellos mismos pueda funcionar en la consola.

Sony hizo muy bien el trabajo de proteger la PlayStation 3, pero después de varios años en el mercado era cuestión de tiempo que alguien encontrase una forma de colarse y ejecutar software casero y copias de seguridad en la consola. Cuando lo consiguieron, Sony intentó defenderse en los tribunales, pero no han tenido mucha suerte.

Ahora Sony está atacando directamente a los usuarios que modificaron su consola. Han establecido una nueva norma a la lista de la PlayStation Network y esta dice que cualquier consola “pirateada” que se encuentre conectada al servicio será baneada por completo y de forma irrevocable. Es decir, si Sony te pilla jugando a una copia de seguridad en sus servidores te quedarás sin poder hacerlo nunca más.

Vía | Arstechnica

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *