28 diciembre 2011 Tablets, Telefonía

Samsung Galaxy S

Vaya la que ha liado Samsung con su anuncio hace unos días de que no llevaría Android Ice Cream Sandwich a sus dispositivos Galaxy S y Galaxy Tab original. Los usuarios montaron en cólera al no entender como un dispositivo como el Galaxy S, que hasta no hace mucho era la referencia de Samsung en cuanto a móviles, no pudiera recibir dicha actualización por limitaciones del dispositivo y la cosa empeoró al saberse que el verdadero problema venía de la imposibilidad de manejar a la vez Ice Cream Sandwich con la personalización Touchwiz de Samsung.

Por suerte para los propietarios de ambos dispositivos parece que la presión ha surtido efecto y ahora Samsung sí que plantea, al menos estudiar de momento, como poder llevar las ultimas novedades de Android a ambos dispositivos. Habrá que ver si finalmente lo logran o no, pero al menos es un comienzo.

No es la primera vez que surge la polémica por culpa de las actualizaciones de Android que no se llevan bien con las personalizaciones de los fabricantes. El pasado verano sin ir más lejos fue HTC la que se vio envuelta en una polémica similar al anunciar que el HTC Desire no tendría actualización a Android Gingerbread debido a la escasez de memoria del dispositivo que impedía que funcionase bien junto a su personalización HTC Sense. ¿Aprenderán de una vez los fabricantes que los usuarios prefieren actualizaciones a personalizaciones?

Vía | The Verge

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 diciembre 2011
  2. Falta poco para Reyes 2 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *