4 mayo 2015 Análisis, Telefonía

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

Apenas hace dos semanas que salió a la venta y ya era un éxito de crítica y público desde que apareció por primera vez en el Mobile World Congress del pasado mes de febrero.

En Gizig llevamos probándolo varios días concienzudamente como debe ser, como teléfono único que llevamos encima, para así poder daros toda la información que realmente pueda interesar para el uso del día a día.

Hasta ahora a Samsung se le achacaba que no innovaba realmente desde el famoso Samsung Galaxy S2, que tan buenos resultados dio a la compañía y a todos sus felices usuarios. Si es cierto que los siguientes modelos, los Galaxy S3, S4 y S5 eran potentes smartphones, ninguno representó el cambio cualitavito que representó el S2… hasta ahora.

Además de un gran diseño y una tecnología puntera, los Samsung Galaxy S6 (recordemos que han comercializado dos versiones), Samsung ha abandonado definitivamente el plástico para fabricar sus teléfonos en metal y cristal, como ya lleva haciendo un tiempo con otros modelos como los Galaxy A y el Galaxy Alpha.

Pero centrémonos en el terminal de moda, el Samsung Galaxy S6. Como decimos existen dos versiones, la “normal” o flat, y la versión Edge, cuya principal característica es su pantalla curvada, como ya hiciera la compañía coreana con el Galaxy Note Edge, aunque en esta ocasión son los dos lados los que están curvados, para que elijamos el que más nos convenga utilizar de este modo.

Obviamente, la pantalla curvada no es imprescindible por supuesto, pero sin duda es un elemento distintivo y al menos han intentado que sea funcional. Ya veremos si lo han logrado.

DETRÁS DE LA CURVA

Comencemos por lo que más llama la atención de este Samsung Galaxy S6 Edge, su diseño. El teléfono es realmente precioso y atrae las miradas de todo el mundo, no cabe duda. Lo que ya no está tan claro es si esta bonita pantalla curva es realmente útil. Y lo cierto es que no mucho. Aunque se ha liberado el SDK para que los programadores añadan funciones, hoy por hoy sólo lo podemos utilizar para dos funciones: llamadas y notificaciones:

  • Para notificaciones: con la pantalla apagada, mediante un gesto podremos ver los avisos que hayamos elegido en esta pequeña curva de cristal. Tenemos varias opciones (deportes, acciones de bolsa, feeds, etc) que podremos configurar a nuestro gusto.
  • El Samsung Galaxy S6 edge nos permite asociar cinco contactos a un color distintivo, con el que se iluminará su pantalla curva cuando nos llama alguno de estos contactos. Gracias a las notificaciones por color, podremos saber de un vistazo quién nos llama mientras el Galaxy S6 edge permanece boca abajo

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

Pocos usos todavía, como podemos ver, así que por ahora la función principal del “Edge” del S6 es meramente estética.

ASPECTO FÍSICO

No nos cansaremos de repetirlo: el Samsung Galaxy S6 es muy, muy bonito, y el S6 Edge mucho más. Representa una magnífica fusión de metal y vidrio dando como resultado un smartphone de curvas elegantes y superficie de cristal realmente elegante.

Con una medidas de 142.1 x 70.1 x 7.0 mm y un peso de tan solo 132 gramos, tenemos un smartphone con una pantalla Super AMOLED de 5 pulgadas (5,1″ más exactamente) con calidad Quad HD (2560 x 1440). La parte trasera también es de cristal, disponible en varios colores entre los que destaca el verde. Estos dos lados en cristal están enmarcados (y protegidos) por metal, resaltando la elegancia del teléfono.

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

Estos materiales por supuesto tiene su precio, tanto monetario (del que hablaremos más tarde) como en otro sentido: y es que sobre todo la parte trasera “sufre” las huellas que se quedan grabadas en el cristal. Por supuesto esto se puede solucionar con una funda.

Mientras que Samsung mantiene su icónico botón central, éste ha añadido una función, la del reconocimiento de huella dactilar que, gracias a Dios, ha mejorado enormemente con respecto al Galaxy alpha o el Galaxy S5. Ahora no habrá que pasar el dedo por el sensor para que nos reconozca la huella, si no que simplemente apoyaremos el dedo unos instantes y accederemos al modo privado. Podemos añadir hasta tres perfiles asociados a tres huellas diferentes.

Su construcción y materiales han limitado otros factores obligando a que el Samsung Galaxy S6 sea unibody, es decir, no se puede abrir para, por ejemplo, intercambiar la batería. Además, también echamos en falta la ranura para la microSD, si bien es cierto que podremos elegir entre tres configuraciones de memoria: 32, 64 y 128 GB.

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

En la parte superior del teléfono encontramos la bandeja de la microSIM y un emisor de infrarrojos para controlar dispositivos multimedia como nuestras televisiones. En la parte inferior tenemos la toma de auriculares, la conexión microUSB y el altavoz.

UN CORAZÓN MUY POTENTE

Muy potente, sí, tanto que seguramente sea uno de los terminales más potentes del mercado. Por un lado tenemos un procesador Exynos 7 de ocho núcleos (cuatro a 2,1 GHz y otros cuatro a 1,5 GHz) de tecnología de 64 bits, acompañado de 3 GB de RAM. Con semejante potencia no tendremos problema en mover cualquier juego o aplicación por exigente que sea.

PANTALLA

Como ya hemos señalado, nos encontramos ante una magnífica pantalla de 5 pulgadas súper AMOLED Quad HD, o lo que es lo mismo, con una resolución de 2560 x 1440 píxeles, esto da una densidad de 577 píxeles por pulgada. La calidad es innegable aunque, como siempre, la tecnología AMOLED tiene sus defensores y sus detractores.

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

Como también hemos adelantado, la zona curva de la pantalla es funcional, aunque estas funciones aún sean algo limitadas. La idea es que podamos disponer en esta pantalla “edge” nuestras más importantes notificaciones: titulares de noticias, resultados deportivos, movimientos de nuestras acciones, hastags más populares, además de la fecha, hora y el tiempo. Todo esto lo tenemos, pero no del modo como querríamos, ni tan fácilmente como desearíamos. Para acceder a esta información debemos deslizar varias veces el dedo sobre la zona curva de la pantalla, resultando mucho más fácil y cómodo desbloquear el teléfono y mirar en nuestras aplicaciones habituales. Además, no podemos elegir el servicio de noticias preferido, ya que sólo podemos acceder a Yahoo. Al menos tenemos varias “barras” para elegir las notificaciones. Es buena idea, pero le falta tiempo (y aplicaciones) para que sea realmente útil.

SOFTWARE

Como es natural, Samsung nos provee de su capa, Touchwiz, que corre sobre Android 5.0.1 Lollipop. Si bien es prácticamente el mismo Touchwiz de siempre, han cambiado ligeramente su aspecto y, sobre todo, resulta mucho más rápido y fluido en esta nueva versión. Aprovecha la calidad de la pantalla, y la zona curva, para realizar un delicioso efecto de movimiento al inclinar el teléfono.

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

Además Samsung Galaxy S6 trae diferente software para todas nuestras necesidades: Flipboard pre instalado, S-health (que utiliza también el sensor cardíaco situado junto a la cámara trasera), Smart Manager, una aplicación para comprobar fácilmente el estado de la batería, la capacidad de almacenamiento, la memoria RAM, y la seguridad, Quick Check que ayuda a limpiar datos innecesarios para mejorar el rendimiento de tu smarpthone, Peel Smart Remote, el “vitaminado” mando a distancia para televisión, etc. Todo esto hace que de los 32 GB de almacenamiento original, el usuario disponga de 24,98 GB, lo cual es más que suficiente para la gran mayoría de nosotros.

CÁMARAS

Sin duda una de las mejoras más llamativas (después del sensor de huellas dactilares) es el de las cámaras. Aunque siempre han sido buenas lentes las utilizadas por Samsung en su gama alta, nunca han soportado la comparación directa con la cámara (y la interfaz) del iPhone. Ahora parece que lo han conseguido.

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

El Samsung Galaxy S6 Edge posee una cámara trasera de 16 megapíxeles con estabilización óptica de imagen y una apertura focal muy rápida, de F1.9. No solo es una muy buena cámara, si no que también es muy rápida, de hecho casi toma fotografías todo lo rápido que se lo permita nuestro dedo.

Por si esto fuera poco, seguimos disponiendo de varios modos automáticos que nos facilitarán la toma de fotografías (macro, objetos lejanos, profundidad de campo, etc.) y un valioso sistema profesional que nos permite ajustar manualmente varios ajustes como el balance de blancos, el ISO, la exposición, etc. Puede tomar fotos a una resolución de hasta 5312×2988 píxeles, y grabar vídeo hasta en UHD (3840×2160).

Por su parte la cámara delantera es de 5 megapíxeles, capaz de tomar fotos de hasta 2592×1944 píxeles y grabar vídeo en QHD (1920x1080p). Además posee algunas características peculiares como un modo de selfie “panorámico” para autofotos grupales, GIFs animados o la curiosa foto virtual, mediante la que podremos crear vistas 3D de los objetos o personas.

Aquí tenéis dos ejemplos de fotografía sin filtros, modos ni flash:

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

BATERÍA

Un teléfono con esta potencia y con esta pantalla obviamente necesitará mucha potencia, y ese era uno de los principales temores que todos teníamos cuando se presentaron sus especificaciones. A priori, 2.600 mAh parecen algo escasos para un teléfono como el Samsung Galaxy S6.

Pues, efectivamente, es algo escasa. Con un uso llamémosle normal podríamos tener batería para casi un día, desde luego para una jornada larga de trabajo. Ahora bien, ¿que es un uso normal? Pues jugar esporádicamente, contestar a algunos correos y, sobre todo, contestar a las redes sociales de forma que casi todos los que estáis leyendo esto lo hacéis a diario.

El problema es que este teléfono no es para un usuario común, si no para, digamos, uno algo más “hard”, que le dará un uso mucho más intensivo al smartphone: recibir y mandar correos casi constantemente, así como las redes sociales y navegación web bastante abundante. Si a eso le sumamos las obligatorias sincronizaciones de las citadas aplicaciones y el uso del GPS cuando sea necesario, no tendremos para más de medio día. Y es lógico. Tener encendida durante mucho tiempo una pantalla de esta calidad, a pesar de sus modos adaptativos, debe gastar mucha energía. Es inevitable. A esto hay que sumarle el hecho de que como ya hemos dicho, la batería no es extraíble.

Samsung Galaxy S6 Edge, análisis completo

Así que la solución pasa por dos factores: mejor uso de la energía y carga más rápida. En primer lugar, Samsung ha conseguido mejorar la gestión energética de su smartphone, con lo que dándole un uso muy intenso nos dure más tiempo del que en principio podríamos pensar, por ejemplo, se gasta muy poca energía en el modo de espera. En segundo lugar tenemos la “mágica” carga rápida, nada extremadamente nuevo, pero que es realmente útil y práctica: en tan solo 10 minutos la batería se cargará un 20%, unas cuatro horas de uso según el propio fabricante (con un uso moderado, añado yo). Eso sí, sólo si se hace con su cargador original y por cable, si utilizamos otro cargador o uno inalámbrico perderemos esta ventaja.

En resumen, aunque este teléfono precisa de gran energía, tanto la gestión de los recursos como la posibilidad de la carga rápida hacen que no echemos de menos una batería extraíble y que, al menos, nuestro smartphone nos aguante unas considerables horas al día. Como digo, siempre dependiendo del uso.

CONCLUSIÓN Y VEREDICTO

En resumen, un magnífico teléfono que, aunque cueste lo que vale, tiene un precio elevado. Me explico: si por un lado tenemos todas las ventajas (potencia, diseño, magnífica pantalla, mejorada cámara….) y muy pocas desventajas (habríamos deseado una batería de mayor potencia), no podemos negar que 849 euros (que cuesta la versión de 32 GB) es un precio algo elevado… aunque existan otros smartphones de precios también muy levados (iPhone sin ir más lejos).

Así, estos son sus puntos fuertes y débiles:

Lo mejor:

  • Diseño excelente
  • Interfaz rápida y fluída
  • Cámara muy mejorada y rápida

Lo peor:

  • Precio
  • Pantalla Edge poco útil
  • Sin MicroSD

Y este es nuestro análisis ¿Qué te parece este Samsung Galazy S6 Edge? ¿Te parece caro o crees que su precio está justificado por todos sus innegables atractivos?

Página oficial | Samsung

Productos relacionados

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *