10 octubre 2016 Telefonía

samsung-galaxy-note-7

Samsung tiene problemas con su más reciente modelo. Se trata del Galaxy Note 7, una phablet que desde comenzó a comercializarse ha dado bastante problemas. Un fallo en la batería provocó varias explosiones que causaron incluso daños a los propietarios del terminal. La alarma creció de manera rápida y ante los problemas surgidos comenzaron las reacciones de clientes y los distribuidores en los mercados donde se produjeron los problemas.

El problema ha sido rápidamente solucionado por Samsung, que ha comenzado rápidamente a sustituir los terminales afectados, ofreciendo un dispositivo nuevo con la batería revisada y con todas las garantías de seguridad para que esté perfecto. Pero todo se ha girado de nuevo, ya que se han producido varias explosiones de unidades ya sustituidas, lo que ha supuesto un nuevo varapalo para la compañía.

note7

Esto ha provocado que, según la agencia de noticias Yonhap News, se ha paralizado la producción del modelo y hasta que no se resuelva el problema de manera definitiva, no se retomará la fabricación del modelo. Obviamente, las ventas de los terminales se han detenido también, sin que haya posibilidad de conseguir uno de ellos en casi ningún mercado.

La batería ha provocado varios accidentes, incluso en los terminales sustituidosEn el mercado coreano se han cambiado el 85% de los terminales vendidos, un porcentaje que suman 389.000 unidades de las 456.000 que se han vendido en el país. Esto demuestra la confianza que los usuarios tenían en este teléfono, pero que ha resultado rota por esta segunda tanda de explosiones.

Al parecer, Samsung había aislado el problema en uno de sus fabricantes y lo había solucionado. Con estas nuevas explosiones, la marca queda en entredicho y la confianza se desmorona sin remedio en todo el mundo. En el caso de Europa, las ventas volvían a activarse el día 28 de octubre, pero esta nueva situación impedirá que los terminales estén en la calle de nuevo.

¿Cómo afectará este asunto a Samsung? Pues no lo sabemos, pero seguro que le pasará factura y tendrán que comenzar a trabajar para evitar un desplome de las ventas. La confianza es algo maravilloso para una marca, pero cuando se pierde, puede ser una auténtica tragedia. Esperaremos a ver qué ocurrirá con el Galaxy Note 7 y que consecuencias traerá.

Vía | Yonhap News

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Una autentica pena que un móvil tan prometeder, acabe sus días de esa manera. Creo que samsung va a aprender de este gran bache, del que no esperabamos que le pudiera ocurrir precisamente a Samsung.

    Buen post.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *