18 diciembre 2013

Con esta simpática publicidad LG nos demuestra que la imagen de sus nuevos sistemas Ultra HD supera la calidad del estándar anterior; una imagen tan real que casi se puede tocar. El 1080p es historia, algo del pasado, caduco ante la tecnología 4K. Comparando con el patrón anterior (los 1080p), esta nueva resolución es cuatro veces superior a la anterior. Siguiendo con los números y recordando a la escala utilizada en los sistemas fotográficos, el 4K permite imágenes de hasta 8,3 megapíxeles, lejanos de los 2,1 megapíxeles admitidos en una televisión de 1080p.

Estas pantallas no solo destacan en los números brutos, en el resto de prestaciones el salto es más que notorio. El contraste permite diferenciar una mayor cantidad de puntos gracias a la distribución de LEDs por la completa extensión del panel. Cada punto, cada píxel, se iluminará de forma autónoma y esto admite que el contraste o la diferencia de tono/color en cada segmento se diferencien de una forma más clara y extensiva.

LG Ultra HD

Esta tecnología de Nano LEDs extendidos por todo el panel ayudan a distribuir el brillo de una forma óptima (sin ensuciar la imagen o contaminar áreas que no deben tratarse con ese brillo) y la salida de color es más viva y rica si así se requiere. El equipo tiene más margen para dinamitar la imagen con opciones visuales a disposición del usuario. El potente procesador incluido genera imágenes más suaves, dinámicas y produce una transición sin cortes o esperas entre las diferentes funciones de la TV. El Smart TV y el resto serán uno.

LG se ha acordado de los sibaritas del sonido e incluye un sistema 4.1 en su TV con una potencia de 250W. Quizá la última bondad es la más importante para el día a día en un TV de estas características, LG ofrecerá compatibilidad con el códec HEVC el año que viene. Este códec permite la reproducción de contenido 4K desde un dispositivo conectado en el USB.

La Ultra HD ya está aquí.

Más información | LG

También te puede interesar