10 septiembre 2015

En una época donde la versatilidad tecnológica envuelve a la sociedad y donde los avances son fácilmente asimilados por la mayoría de las personas, sorprende que muchos usuarios todavía eviten pagar sus compras con una tarjeta de crédito.

El dinero electrónico incluye un sinfín de ventajas. La primera es la no necesidad de tener que llevar una cantidad de dinero en metálico. Esto nos ahorra un viaje a nuestra sucursal más cercana y además, nos permite mantener el dinero suelto que podemos gastar en bienes de bajo precio o en elementos que no requieran el pago con tarjeta.

Este debate suscita una paradoja muy interesante: ¿Por qué no nos importa sacar dinero con la tarjeta en un cajero y sin embargo preferimos no pagar en un establecimiento con tarjeta? En realidad se trata de la misma acción en un entorno diferente, pero igual de sencillo, ágil y sobre todo, seguro.

Ventajas-de-las-tarjetas-Euro6000

Pagar con tarjeta es bueno para el consumidor, bueno para el comercio y nos ahorra trámites estériles en la compra. No podemos olvidar que también nos saca de más de un apuro si hemos cometido el error de salir de casa sin dinero. Y todo esto es posible con una simple tarjeta de plástico gracias a EURO 6000.

También te puede interesar