16 diciembre 2014 Curiosidades

consola_atari
Llegan las fiestas en que más se regala. Mucha gente elige para obsequiar a sus seres queridos alguno de estos gadgets electrónicos que tanto nos gustan. Desde hace algunas décadas los regalos tecnológicos han estado en la cabeza de estas listas y lo que ha ido apareciendo en estas son el reflejo de la evolución de la tecnología en materia de consumo. Así que vamos a repasar algunos de estos gadgets, tanto de uso cotidiano como juguetes.

Uno de los primeros juegos electrónicos que comenzaron a regalarse, allá por la década de 1970, fue la consola que contenía el Pong, aquel primer juego que se pudo jugar en la televisión de casa. Sí, eran dos barras que se movían arriba y abajo bloqueando el paso de un cuadradito blanco. Tenía dos mandos “de ruedita” y un pequeño altavoz que emitía los “bips” que acompañaban al juego.

En 1977 llegó la evolución de esta primera consola. La evolución vino de la mano de Atari y se trataba del Video Computer System (VCS), que poco tiempo después se llamó Atari 2600. Tenía seis juegos disponibles y para las Navidades del año 1978 ya contaba con más juegos, gracias al gran éxito que tuvo, no solo en Estados Unidos, sino en todos los países donde se comercializó.

consola_pong_1

Los coches programables también llegaron a finales de esta década, gracias al impulso que supuso Star Wars. Uno de los más recordados fue el Big Trak de MB. Un tanque de seis ruedas que tenía un cuadro de mandos numérico en la parte superior en el que se podía introducir una serie de movimientos que luego ejecutaba el vehículo. Todo un avance que recorrió muchos hogares de todo el mundo.

Ya entrados en la década de los 80 se dió un paso más y la tecnología orientada a los regalos se mejoró en otros aspectos. En 1985 se comercializó el primer osito de peluche que “contaba” cuentos. Lo hacía gracias a una cinta de casette que se ponía en el lector que tenía detrás. Para ayudar a dar credibilidad, los ojos y la boca se movían como si realmente estuviera hablando.

Un año después llegaron los kits de Lazer Tag. Ya sabes, ese equipo de comando espacial que constaba de una pistola y un chaleco en el que impactaba el rayo láser e indicaba que te habían alcanzado. Un juego que ya necesitaba de más amigos pero que abría las posibilidades de disfrutar hasta lo infinito.

Llegando a los 90 aparecieron las primeras consolas portátiles, que nos dejaron a todos con la boca abierta. Ya no eran esas pantallitas LCD con figuras estáticas, sino que eran ¡auténticos videojuegos! Era el momento de la Game Boy y después, de otras que intentaron, sin éxito, destronar a la reina. ¿Había algún hogar donde no apareciera una de estas?

game_boy

Nos vamos a los años finales del siglo XX para ver que en bajo el árbol nacían extrañas criaturas peludas, adorables y que nos hicieron compañía durante varios años. No, no son Gizmo y compañía, sino los Furbies. Este adorable autómata podía relacionarse con las personas y ponía carita de pena cuando no le hacías caso. Estanterías vacías daban fe de lo popular que llego a ser y de los precios que se llegaron a pagar por una unidad de este regalo.

Ya en el siglo XXI llegaron otros gadgets y juguetes más actualizados. Uno de ellos fue un robot humanoide que se movía gracias un mando a distancia. El usuario podía coger cosas con este robot, hacerle andar y ordenarle que hiciera muchas más cosas. Incluso llegó a salir una edición especial en la que iba tuneado como Spider-Man. ¡¿Cómo negarse a tener un robot así en casa?!

Estos años han sido también los años de regalar iPods, DVDs portátiles, las sucesivas consolas de varias plataformas y los lectores de libros electrónicos, que han vencidos por las tablets. Cada año tiene su gadget novedoso y dentro de unos años recordaremos con nostalgia esos regalos tecnológicos que nos han regalado este año. Yo, por lo menos, veo todos estos regalos y los recuerdo en mi casa o, como mínimo, en casa de algún amigo.

Vía | Engadget

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *