24 octubre 2015 Accesorios

teclado_vintage_tablet
Para muchos usuarios, nuestro comienzo en esto de aporrear teclas viene de hace muchos años. Tanto, que eso de tener un ordenador era algo de ciencia ficción y no nos creíamos que iba a ser posible escribir en uno de estos trastos. Oye, tampoco hace tanto. Hace solo 30 años escribíamos en los institutos con unas impresionantes Olivetti Lettera 98, un tipo de máquina de escribir que era muy común.

El factor nostalgia nos hace pensar en ese tack-tack-tack que acompañaba nuestro trabajo y por ello, no podemos dejar de estar más que contentos con la aparición de Qwerkwriter, un teclado Bluetooth que imita una máquina de escribir vintage que tiene todos los elementos que nos hará disfrutar con el tecleo. Va un poco más allá de las máquinas de escribir de los 80 y nos sitúa unos años antes, gracias a sus teclas redondas, que recrean el sonido mecánico del teclado.

Una de las cosas que más me ha gustado de este modelo, y que lo diferencia de otros modelos similares es la presencia de una palanca de retorno de carro, que funciona pasando a la siguiente línea, como si fuera realmente el sistema antiguo, que movía el carro y subía el papel. Además, se puede programar para que realice otras funciones, según la necesidad.

teclado_vintage_ordenador
Las teclas tienen también la superficie ligeramente cóncava, tal y como estaban en estas máquinas de escribir. El aspecto físico también ayuda a experimentar esas sensación de estar escribiendo en una de ellas, ya su cuerpo está fabricado en una aleación de alumino, que también le aporta una buena resistencia. El teclado permite apoyar una tablet en la parte trasera del mismo, hasta un tamaño de 10 pulgadas y un grosor de hasta 12 milímetros.

Su compatibilidad es bastante completa, lo que le permite funcionar con dispositivos Apple, Android o Windows, además de otros como el iPhone, por ejemplo. Los pedidos se han de realizar en la página web del dispositivo, que tiene un precio de 329 dólares y comenzará a entregarse a partir de diciembre. No es nada barato, pero es una delicia que podremos tener en casa para disfrutar de la escritura mecánica, esa que hace décadas que ya no se utiliza.

Vía | T3

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *