26 agosto 2010 Cámaras, Curiosidades

Me parece increíble que habiendo tantas personas (como yo) queriendo tener una cámara de tan buena calidad como esta, existan otras que las tienen, y se atreven a hacer este tipo de experimentos locos.

En esta caso se pasa una Canon EOS 5D Mark II literalmente por la prueba de fuego, con un triste resultado que me deja curiosidad por saber si a su dueño le causó alegría el realizar el experimento, o tristeza, precisamente por realizar el experimento.

Tal vez en condiciones normales, es decir, sin llenar la cámara con gasolina, esta pudiera soportar un poco las llamas con la esperanza de que su dueño la rescate, pero claro, esta pequeña no tuvo mucha suerte.

Vía | Xatakafoto

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *