5 julio 2011 Curiosidades

Central Nuclear Torness

El ser humano lleva desde el inicio de los tiempos jugando al juego del gato y el ratón con la naturaleza. Unas veces gana terreno el ser humano, otras veces la naturaleza reclama lo que es suyo, y vuelta a empezar. Los terribles sucesos provocados por el terremoto de Japón ya nos enseñó que cuando la naturaleza quiere ni siquiera una central nuclear con todas sus medidas de seguridad es rival.

No obstante no hace falta llegar a esa magnitud de destrucción para conseguir detener el funcionamiento de una central nuclear. La central nuclear de Torness en Escocia ha tenido que parar su funcionamiento debido a una reciente plaga de medusas que ha provocado un atasco de los filtros que limpian el agua utilizada en la refrigeración de sus reactores.

La compañía inició los trabajos de limpieza de medusas tanto de los filtros como de las aguas alrededor de la central nuclear y esperaba abrir la central nuclear a finales de la semana pasada. Sin embargo el miércoles pasado reapareció la plaga de medusas y ha día de hoy los reactores siguen detenidos.

Curiosamente no es nada habitual encontrar medusas en las aguas de Escocia pero el aumento de varios grados en la temperatura de los mares debido al calentamiento global ha provocado que la expansión de este invertebrado llegue a lugares a los que no están acostumbrados. No deja de ser irónico que el calentamiento global ponga en problemas a una fuente de energía que supuestamente ayuda a combatirlo.

Vía | Geek

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 julio 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *