2 noviembre 2011 Ordenadores

La principal ventaja de los ordenadores todo-en-uno es que reducen el volumen de tu equipo informático. Con ellos, tanto la “torre” como el “monitor” se funden en un todo y solo necesitan un cable: el de la corriente eléctrica. Su concepto no es una novedad y arranca desde los inicios de la informática personal, pasando por su re-diseño hace 13 años de la mano del iMac de Apple. Sin embargo, ahora muchas marcas han visto la aceptación de este concepto por parte del consumidor y han decidido lanzar modelos de este tipo.

En el caso de Acer, ha anunciado la presentación de dos series con dos objetivos diferentes: Acer serie Z para el mercado doméstico y el Acer Veriton Z para el público profesional. Su principal característica y novedad en este tipo de ordenadores es la inclusión de una pantalla táctil.

En el caso de la Serie Z nos encontramos con dos modelos ligeramente diferentes, en primer lugar el AZ5 que destaca su pantalla táctil FullHD de 23 pulgadas. En su interior se haya un procesador intel i7 quad-core de 2.80 GHz con una memoria RAM de 8 GB DDR3 SDRAM, así como disco duro de 1 TB de capacidad. Esta configuración está disponible por un precio de 1399 euros. Si nuestras necesidades son ligeramente inferiores podemos optar por un procesador intel i5 de 2,93 GHz con 8 GB de memoria RAM convencional y disco duro de 1 TB por 1099 euros.

En el segundo caso, dentro igualmente de la serie Z nos encontramos con el modelo Z3 que cuenta con una pantalla táctil FullHD de 21,5 pulgadas. También en esta ocasión podremos optar entre dos configuraciones internas, la más potente integra un procesador Intel i3 de 3,20 GHz con 4 GB de memoria RAM y disco duro de 1 TB. Todo ello con un precio de 999 euros. Si optamos por la versión inferior nos encontramos con un procesador Intel Pentium de 2,80 GHz, 4 GB memoria RAM y 640GB de disco duro todo ello por un precio de 899 euros.

Por lo que respecta al mercado profesional, Acer integra dentro de su serie Veriton el modelo Veriton Z. En este caso cuenta con pantalla FullHD de 23″, procesador Intel i3 de 3,30 GHz, 4 GB de memoria RAM y disco duro de 500 GB. Todo ello por el precio de 1067 euros.

Como conclusión personal sobre todos estos modelos quiero empezar por criticar la existencia de tantos modelos con diferencias tan sutiles. Desconozco si Acer quiere hacer “su iMac” o si quiere hacer “su todo-en-uno” aunque en cualquier caso nos sería mala idea mirar que ha hecho triunfar a Apple en los ordenadores todo-en-uno y descubrir que un solo modelo no solo es suficiente sino que es mejor que múltiples. Eso no impediría permitir diferentes configuraciones a diferentes precios para hacértelo tuyo, pero baja una única versión exterior.

A parte de eso, nos queda la duda de ver como funcionan y se trabaja con un ordenador todo-en-uno táctil. No quiero ser pesado con la referencia a los iMacs, pero creo que es necesario compararlo con el producto de 13 años de record de ventas en ordenadores todo-en-uno. Pues bien, uno de los múltiples rumores que rodean a la marca de la manzana habla de que hace más de dos años se produjo un iMac táctil que se acabó desechando por lo incomodo que era. No es descabellado, levanta las manos hacia la pantalla y mantenlas así un minuto, las sensaciones hablan por si solas. Veremos si este inconveniente ha subsanado con alguna innovación en el diseño que a priori desconocemos.

Más información | Acer

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *