22 marzo 2012 Curiosidades, Telefonía

Recuerdo que, no hace muchos años, cuando el hecho de tener móvil empezaba a ser normal, comencé a leer y a escuchar que esta tecnología era insana, que los móviles producían cáncer, que no era bueno tenerlos cerca de la cabeza demasiado tiempo… Es curioso como cambia la cosa.

No se si este cambio se debe a que se quemaron todas las pruebas en el incendio de la Torre Windsor, a que Eduard Punset ha publicado un libro en el que se demuestra lo contrario o si la propia sociedad ha impuesto el “no me rayes que esto es lo que peta”. Las dos primeras no me suenan, así que, conociendo un poco a la sociedad, apuesto por la última.

Con todo esto no pretendo retomar el miedo a una posible enfermedad provocada por las ondas electromagnéticas, ni realizar una irónica burla a los ya silenciosos retractores de entonces (más de uno con móvil hoy en día). Con esto, únicamente pretendo darle la ubicación real a la noticia, es decir, ¿de dónde venimos? ¿dónde estamos? Y sobre todo ¿hacia dónde vamos?

Creo que, y con esto introduzco y finalizo la noticia, crear un tatuaje con una tinta fabricada con componentes ferromagnéticos tales que detecten el campo magnético generado por el móvil cuando recibe una llamada/mensaje/etc y, este tattoo, reaccione con una ligera vibración en la piel del portador, me parece curioso y lamentable a la vez. Nokia lo acaba de patentar.

El mundo de las telecomunicaciones es apasionante y, en mi opinión, muy necesario. La telefonía celular es increíble, y su situación actual es sorprendente, futurista. Quizás la mayoría de posibilidades que incorpora un smartphone son innecesarias, pero tiene lo esencial y el resto no molesta.

Lo triste de todo esto es que de esta pirámide cuya base es el mundo de las telecomunicaciones, vayamos a encontrar en la cima a una persona que se ha hecho un tatuaje, grabado de por vida en la piel, para que le avise cuando recibe un whatsapp en su móvil, el cual, seguramente, esté a menos de 5 cm de su piel, con la vibración activada y a medio metro de su oído, con el sonido encendido.

Vía | LA Times
Foto | PSFK

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Ramonius

    Pos tú espera que esa persona se tenga que hace un TAC y se le queme la piel por culpa del tatuaje…entonces nos reímos.

    En menudas gilipolleces se gasta el dinero la gente

  • Juanita

    Hasta donde vamos a llegar?? Me parece increíble y penoso a la vez. Creo que los avances en la tecnología móvil no deberían dirigirse hacia convertinos en “robocop”….Bastante enganche tenemos ya a nuestros teléfonos que si nos los dejamos en casa nos falta el aire……..

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *