9 marzo 2011 Consolas

Nintendo 3DS

Ningún fabricante de consolas está contento cuando ve caer la seguridad de sus sistemas para evitar la carga de copias de seguridad de juegos. A lo largo de los años cada compañía ha desarrollado una estrategia para luchar contra la piratería y el mercado asociado a ella, bien demandando a sitios web por alojar contenidos protegidos por derechos de autor, bien llevando a los tribunales a eminentes hackers que crean programas para romper las protecciones anti-copia.

Nintendo ha decidido ir un paso más allá y ha anunciado que bloqueará aquellas unidades de Nintendo 3DS que hayan ejecutado juegos que no hayan sido adquiridos por los canales autorizados, dejando la consola inservible. Si bien queda por ver hasta que punto es legal esa practica en cada uno de los países donde opera la compañía japonesa, Nintendo ha advertido que lanzará actualizaciones de firmware que se encargarán de dejar inservible aquellas unidades que hayan ejecutado juegos pirateados.

Se puede ver una dura batalla legal en el horizonte de la compañía si finalmente cumple con su amenaza en algún momento, sin contar con los daños que pueda ocasionar a la imagen de la compañía y del producto. ¿Quién querría comprar una consola que puede quedarse inservible al más mínimo error que cometa el fabricante a la hora de detectar un uso “inadecuado” de su producto?

Vía | Eurogamer

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *