30 enero 2016 Accesorios, Tecnología

mitsubishi-seaariel-3
Si hablamos de una antena de radio, solemos pensar en una gran construcción hecha de metal que se eleva varios metros, permitiendo que las señales lleguen hasta el equipo de comunicaciones o salgan de él. Son grandes equipos que necesitamos para tener acceso a las transmisiones, y cuando más lejos se produzcan estas, más altas deben de ser. Pero Mitsubishi acaba de presentar una antena pese a ser muy alta, no necesita de metales para estar ahí. Está compuesta por agua de mar.

No es una idea nueva, si hemos de ser sinceros. Se ha probado antes en actividades militares, pero ahora la compañía ha desarrollado una manera de utilizarlo en el mundo de la ingeniería civil. Con este tipo de antenas se puede crear una red de comunicaciones tanto en alta mar como en la línea de costa, con una simple bomba y el equipamiento necesario para transmitir a través de él.

Mitsubishi ha mejorado el sistema de creación de una antena de telecomunicaciones con agua salada

Esta antena no puede hacerse con agua dulce, ya que el agua de mar es un mejor conductor de la electricidad y puede utilizarse para recibir y transmitir las ondas herzianas con mucha más fluidez. La innovación introducida por Mitsubishi es una pieza que impide que el penacho de agua entre en contacto con el resto del agua a su alrededor y las ondas se diluyan en ella. De esta manera, se mantienen las capacidades transmisoras del agua de mar a plena potencia y no hay limitaciones a la hora de recibir o transmitir señales.

El sistema recibe el nombre de SeaAerial y además de ser muy práctico, ha mejorado sistemas anteriores ya que es capaz de modificar el ancho del chorro de agua para incrementar la efectividad de la antena según las necesidades. Esto hace que sea un 70% más efectivo que los modelos anteriores, lo que la convierte en un sistema mucho más fiable.

La capacidad de movilidad es otro de sus puntos fuertes. Solo necesita el equipo de comunicaciones y una bomba para crear el chorro de agua. Y, por supuesto, el suficiente caudal de agua marina para conseguir el efecto deseado, que no solo es útil sino también bonito, ¿verdad?

Vía | Gizmag

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *