28 febrero 2011 Telefonía

Windows Phone

Si algo nos ha demostrado Apple en los últimos años es que si queremos que nuestros productos triunfen en el mercado estos deben estar rodeados de su propio ecosistema. Y es que, no sirve de nada el lanzar la mercado el teléfono más potente o el sistema operativo más versátil si estos no vienen acompañados a su vez de aplicaciones y accesorios para sacarle un rendimiento más allá de lo pensado inicialmente.

Microsoft ha decidido no dormirse en los laureles esta vez con su Windows Phone, y, a pesar de que tradicionalmente ha sido una compañía que ha puesto mucho énfasis en que sus empleados trabajen con dedicación fanática en sus proyectos dentro de la empresa incluso más allá de su jornada laboral, ha lanzado una serie de incentivos para que estos empleados se dediquen a la creación de aplicaciones para Windows Phone en su tiempo libre. En concreto, su propuesta se basa en que las personas que decidan acogerse a su nuevo plan de incentivos podrán quedarse con la propiedad intelectual de dichas creaciones, así como con un 70% de los ingresos generados por estas.

No cabe duda de que, en caso de que triunfe la propuesta, y nada parece indicar que no vaya a hacerlo, habrán conseguido hacerse con una buena base de programadores para hacer crecer el catálogo de aplicaciones disponible para Windows Phone. Y es que en los últimos tiempos la mayoría de estudios y programadores independientes parecen más dispuestos a invertir su tiempo y sus recursos en la creación de aplicaciones para sus principales rivales, iOS de Apple y Android de Google, que en aplicaciones para el sistema de Microsoft.

Vía | The New York Times

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *