24 marzo 2016 Tecnología

limpieza-con-laser
Las aplicaciones de los rayos láser son bastante grandes y tenemos este tipo de luz en multitud de aparatos que podemos utilizar para muchas cosas. El caso es que desde hace unos años se utiliza un cañón que emite una luz láser que es capaz de eliminar la suciedad de cualquier tipo sobre metal o para eliminar capas de pintura de estatuas u otros lugares.

En los vídeos que acompañan a este artículo puedes ver cómo pasando este cañón se eliminan con eficacia cualquier rastro de suciedad que tenga esta imagen de bronce, una pieza de mármol sometida a los elementos en el exterior o incluso una pared de piedra ennegrecida por la contaminación.

Lo que nos lleva a pensar… ¿cómo funciona este haz de luz para eliminar la suciedad de estos elementos? Este sistema hace que los pulsos de luz produzcan unas burbujas de plasma que actúan contra la suciedad que cubre la superficie, vaporizando la suciedad y haciendo que se separe completamente. El vapor asciende, pero es succionado por un aspirador que está instalado en el mismo cañón, por lo que no produce ningún tipo de contaminación.

Lo sorprendente de este sistema es que la base, el material que se busca limpiar, no resulta dañado. El haz láser va limpiando con rapidez y eficacia la superficie y puede regularse para ser todavía más eficiente, ajustando el alcance y la intensidad de la luz.

Con este dispositivo, que es de uso industrial y que no puede tenerse en casa, se consiguen resultados que no se pueden ver con el uso de otros sistemas, como el agua a presión, que acaba resultando perjudicial para el objeto a limpiarse. Este tipo de limpieza se utiliza en grandes instalaciones, aunque también para devolver a las estatuas a su antiguo esplendor. Un método que no suele fallar y que consigue unos resultados excelentes.



Vía | Cleanlaser

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *