9 febrero 2011 Curiosidades, Tecnología

IntelAl poco tiempo de que llegaran al mercado placas base con chipsets Sandy Brigde, Intel anunció que se había encontrado un problema y que tendrían que retrasar su comercialización. El problema estaba ubicado en los controladores SATA, pero ahora el fabricante ha llegado a un acuerdo con otros fabricantes de ordenadores, para que no tengan que sustituir todo el hardware vendido y que puedan seguir comercializando su producto.

En algunos casos estos fabricantes han reconocido de esta forma que venderán hardware defectuoso, pero parece que no les importa. El acuerdo al que han llegado con Intel es que sólo venderán placas base que utilicen únicamente los dos puertos SATA de alta velocidad (donde no hay defectos). Teniendo en cuenta que gran parte de los usuarios sólo montan un disco duro y una unidad óptica es más que suficiente y en el caso de los portátiles todavía más.

Aún así no parece la mejor opción y seguro que algún cliente que compre un producto así y luego no pueda utilizar todas sus características se sentirá defraudado. ¿Les permitirán vender un producto defectuoso? Posiblemente sí, pero esperemos que las quejas de los afectados se escuchen.

Vía | The Inquirer

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *