16 abril 2011 Accesorios, Cámaras, Curiosidades, Tecnología

policia_brasil.jpg

Gracias a los avances en tecnologías de reconocimiento facial van apareciendo soluciones encaminadas a la seguridad de grandes eventos deportivos y aglomeraciones de masas en general. En lugar de tener que pedir la documentación a los sospechosos y tener que cotejar los datos con la central, el uso de estas tecnologías permiten que un simple sensor capture los rasgos faciales de multitudes y detectar posibles personajes peligrosos sin alertar al susodicho. Imaginaos cuan útil puede resultar esto para detectar a posibles delincuentes que se camuflan entre masas de gente para cometer robos, o incluso peligrosos delincuentes en búsqueda y captura que se hacen pasar por ciudadanos normales en otro país.

Precisamente para dotar de este tipo de ayuda a los agentes del orden público se ha diseñado unas gafas de sol que lleva alojada una minúscula cámara, la cual puede capturar hasta 400 imágenes faciales por segundo. Estas imágenes se envían a un servidor central donde cotejan 46000 puntos de la cara con los de una base de datos de 13 millones de caras. Si alguna de las personas incluidas en esa base de datos coincide con la imagen tomada por nuestras gafas de sol aparecerá un aviso en rojo en el cristal indicándonos que dicha persona debe ser detenida o controlada especialmente.

Los primeros prototipos van a comenzar sus pruebas en breve en partidos de fútbol y conciertos, y la policía de Sao Paulo y Rio de Janeiro ya ha recibido demostraciones del producto en vistas de integrarlo en el operativo especial de seguridad con motivo del mundial de fútbol de 2014. Oficiales del cuerpo de policía de Sao Paulo han declarado que gracias a este sistema podrán distinguir a sospechosos de personas con rasgos faciales similares evitando confusiones y han alabado la discreción de este sistema, gracias al cual esperan evitar la entrada de hinchas radicales con antecedentes de disturbios en los campos de fútbol.

Aunque estos sistemas se presentan como unas soluciones muy adecuadas para garantizar la seguridad de las personas se tendrá que trabajar mucho en la eficacia del sistema para evitar falsos positivos, ya que a nadie le hace gracia pasar un mal rato por ser confundido con un terrorista o un delincuente peligroso. Y es que no faltan las voces que critican el sistema por empezar a parecerse demasiado al Gran Hermano que Orwell describió en su novela 1984.

Vía | Telegraph

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *