30 marzo 2012 Curiosidades, Tecnología

En la búsqueda de mi hobby perfecto he experimentado varias opciones en muy diversos ámbitos, pero hay muchos campos que no he podido descubrir o valorar, y no porque no me llamaran la atención, si no porque las limitaciones económicas nos frenan a la gran mayoría de las personas.

El millonario fundador de Amazon, Jeff Bezos, tiene un hobby o una pasión, la exploración espacial, casualmente la comparto, lo que, por desgracia, no comparto es su poder económico. En este campo, yo tuve que limitarme a recortes de prensa enganchados en la pared de mi cuarto, mientras él puede dedicarse a encontrar piezas de transbordadores espaciales perdidos en el fondo del océano.

Así ha sido, Bezos ha localizado lo que presuntamente podrían ser los motores del Apolo 11, el transbordador espacial que colocó al primer hombre en la luna en el 69. Es cierto que este tipo de motores fueron usados en varias misiones del Apolo y también es cierto que en unas 6 de estas misiones, los motores cayeron aproximadamente en el “mismo” lugar (unos 10Km2 del océano Atlántico), así que habrá que esperar que se confirme que pertenecían a este emblemático transbordador.

El hallazgo se ha realizado gracias a un sistema de tecnología sonar, pero, por el momento, no aclaran el tipo de tecnología (sumergible, de superficie, híbrida…), lo cual me hace pensar que trabajan con un sistema innovador, del cual me encantaría averiguar algo. Para recuperar estos 5 gigantescos motores habrá que bajar a una profundidad de 4500 metros, para ser un hobby comienza a darme pereza…

Es necesario comentar que estos motores, los F1, eran capaces de generar unos 30 millones de caballos de potencia, casi nada, y consumieron unos 2700 kg de queroseno y oxígeno líquido cada segundo, suerte que solo se utilizan durante el despegue.

Puesto que en ese “gremio” de buscadores de tesoros hay mucho ladrón y mucho mercado negro, vale la pena comentar que Bezos ha dejado claro que los motores pertenecen a la NASA y que serán ellos los que decidan si se expone en un museo o les reservan otro destino. Este gesto de respeto hacia la agencia aeroespacial demuestra que es un apasionado de ese mundo.

Vía | Digital Trends

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *