20 septiembre 2011 Ordenadores, Tecnología

Compal Electronics y Acer, fabricantes y a su vez ensablmadoras de ordenadores, han pedido formalmente a Intel que abarate los costes de los procesadores con el fin de poder competir con igualdad de condiciones contra el MacBook Air de Apple, con los denominados ultrabooks como abanderados. El objetivo, como ya se ha apuntado en otras ocasiones, es situarse a un precio de venta cercano a los 1000 dólares, justo lo que cuestan los MacBook Air básicos.

Esta demanda no es precisamente nueva, mientras el fabricante de procesadores parece que hace oídos sordos. Las empresas implicadas asumen que el mercado de los ultrabooks está estancado, mientras Apple sigue disfrutando de unas elevadas ventas a nivel mundial. Los fabricantes aurgumentan que las pretensiones de Intel de aumentar las ventas un 40% más en los próximos meses es imposible mientras los chips no bajen de precio.

Apple es conocida por dejar secos los almacenes de componentes, comprando partidas de existencias inmensas y dejando sin stock a la competencia, por lo que el coste por procesador es sensiblemente más bajo que para el resto de fabricantes. Es simple: Cuanto más compras, menos te cuesta la unidad.

Pero aún y así, en el mercado actual hay varias alternativas al MacBook Air de Apple, así que es posible que el problema no esté en lo que cuesta fabricar un ultrabook.

Vía | Appleinsider

 

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 septiembre 2011
  2. Asus Zenbook 13 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *