7 febrero 2011 Curiosidades, Tecnología

Robot Telepresencia

Quizá esta historia os recuerde un poco a un capítulo de The Big Bang Theory donde Sheldon Cooper creaba un robot de telepresencia para poder refugiarse en la seguridad de su habitación y no sufrir ningún percance. El caso es que en este caso la historia no es una comedia de televisión y se trata de una historia real al 100% y de una de las interesantes funciones que puede tener este tipo de tecnología en ciertos casos.

Lyndon Baty es un jóven estudiante con una enfermedad en tratamiento. El tratamiento de esta enfermedad le ha dejado sin apenas defensas en su cuerpo, por lo que cual no puede salir de un ambiente completamente esterilizado, ya que cualquier infección podría tener graves efectos en su salud. Como no podía asistir al colegio tuvo que recibir clases a domocilio durante algún tiempo.

Cuando la empresa VGO se enteró del problema, ofreció al colegio un servicio de telepresencia para que el alumno pudiese seguir asistiendo a las clases, aunque directamente desde su casa. El servicio consta de un robot de telepresencia. Está compuesto por una webcam, unos altavoces, un micrófono, una pequeña pantalla y por último un módulo donde colocar todo y que el alumno puede mover desde su casa.

El servicio tiene un precio de unos 6.000 dólares (4.434 euros al cambio actual), más 1.200 dólares por año (886 euros) en concepto de mantenimiento. El robot tiene una autonomía de entre 6 y 12 horas y se conecta a cualquier conexión WiFi. Gracias a este servicio Lyndon puede seguir asistiendo a clase, interactuar con sus compañeros y todo ello sin salir de casa. Seguro que el jóven preferia poder asistir a clase como otro alumno más, pero teniendo en cuenta su situación este robot ha sido todo un aliado.

Vía | Engadget

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *