5 octubre 2015 Noticias, Televisores

investigacion consumo televisiones
Nuestros compañeros de Highmotor están siguiendo con especial atención el asunto del escándalo de Volkswagen, donde el fabricante alemán ha falseado los datos ofrecidos en los tests de emisión de óxido nitroso en los motores diésel. Y cuando estamos asimilando las noticias acerca de este tema, nos llegan noticias acerca de que algo similar podría estar pasando en las televisiones de varias marcas.

Según dos estudios independientes y realizados por dos instituciones diferentes, varias marcas podrían estar utilizando un software especial que reduciría el consumo eléctrico de las pantallas cuando están siendo sometidas al test de certificación de consumo energético. Estas marcas utilizarían este software para reducir el brillo de la pantalla en determinados momentos de la prueba para recibir ese certificado y acreditar un menor consumo.

Al parecer, hay dos marcas, como mínimo, involucradas. Samsung se ha desmarcado de la polémica, alegando que sus dispositivos activan el software de ahorro en el consumo en cualquier situación, bien sea en el banco de pruebas del laboratorio que realiza estas mediciones como instalada en el salón de cualquier casa. En el caso del fabricante asiático, se refiere al Motion Lighting, un sistema que ajusta automáticamente el brillo de la pantalla, ofreciendo el que considera necesario para mejorar la imagen.

Pero la marca asegura que este sistema funciona de manera normal cuando el usuario decide ver la televisión en modo estándar, por lo que no se activa solo en las pruebas. Con esto, parece que evita que se considere una falta y que no incumpla la normativa al respecto. Este estudio se realiza con un vídeo que tiene una duración de diez minutos y tiene imágenes con distintas iluminaciones y velocidades de imagen.

Los datos obtenidos se registran y se puede medir el consumo real de la pantalla en cada momento. La investigación se ha realizado por parte de la empresa Complian TV, que ha comparado los datos obtenidos en los estudios oficiales con los obtenidos en sus propias investigaciones. El otro informe ha sido realizado por la agencia sueca de energía y habla de más marcas involucradas en este tipo de modificaciones, aunque no se han hecho públicos los resultados. Esperemos que esto no resulte en un escándalo similar al de Volkswagen.

Vía | El Economista

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *