8 octubre 2009 Tecnología

Dell

Por todos es sabido que no se está viviendo un buen año a nivel económico en ninguna parte del mundo. La crisis no está afectando a todos y los grandes fabricantes de productos electrónicos también lo están viviendo en sus carnes.

Ahora es Dell la que se obligada a cerrar una de sus fábricas. Más concretamente la fábrica de Winston-Salem en Carolina del norte (EEUU). El cierra de esta planta supone el despido de 900 trabajadores, los cuales acabarán en la calle a principios del año próximo, aunque Dell también ha informado que desde Noviembre comenzará con algunos, dejando fuera a unas 600 personas.

La compañía justifica los despidos como un plan para simplificar su actividad y mejorar la eficiencia, aunque realmente parece que suena a excusa barata. Más bien podrían decir que las cifras de ventas (y ganancias) han disminuido y por ello no creen necesario tener esta planta operativa. ¿Cuándo se acabará esta crisis?

Vía | Engadget

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *