19 noviembre 2014 Tecnología

tejido_trepar_pared_lisa
Lo de trepar por las paredes es algo que hemos ido viendo en películas y cómics desde hace décadas. Vamos, que a todos nos viene a la mente las películas y la serie de Spider-Man, en las que con solo apoyar las manos es capaz de subir pared arriba sin ninguna dificultad. Pero en el mundo real, eso parece ser algo bastante improbable.

Al menos, hasta ahora. Y es que el DARPA, la División de Agencia de Proyectos Militares Avanzados de Estados Unidos, ha mostrado un dispositivo que permite trepar por una superficie lisa, como puede ser una pared acristalada sin demasiado esfuerzo. Eso sí, olvídate de las arañas radiactivas, y piensa mejor en un gecko.

Estos reptiles, que podemos ver agarrados a cualquier pared, tienen unos dedos equipados con ventosas que les hacen muy capaces en las artes trepadoras, por llamarles de alguna manera. Este proyecto recibe el nombre de Z-Man. Su funcionamiento es muy similar al de los guantes que utiliza Tom Cruise en la cuarta película de Mission: Imposible, pero soluciona de una manera muy creativa uno de los grandes problemas de ese prototipo.

Este no es otro que la fuerza que una persona puede realizar con las manos. Es del todo insuficiente para conseguir levantar el peso del cuerpo, así que han pensado en una manera de compensar ese sobreesfuerzo. Para acoplarlo, han añadido unos elementos que permiten apoyar los pies. Las piernas sí que son capaces de mover ese peso de forma vertical y gracias a ello, se puede trepar de manera sencilla con el Z-Man.

Un alumno de la universidad de Stanford ha sido el conejillo de indias que ha utilizado este artefacto para trepar por una pared lisa de 3,5 metros. Lo ha hecho sin problemas y ha demostrado la utilidad de este tejido para soportar pesos superiores a 300 kg. Ahora llega el momento de mejorar este sistema, ya que una de sus utilidades será para la carrera espacial.

Tras unas pruebas con robots, ahora pasará por un proceso que acoplarlo a otros que trabajarán en condiciones de gravedad 0 y bajas temperaturas. Pero la base ya está puesta y seguro que se encontrarán muchas aplicaciones prácticas a este tejido que traerá más cerca eso que hoy por hoy parece imposible.

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *