28 enero 2015 Tecnología

ojo_lagrimas

Hoy volvemos a juntar a la ciencia con la medicina, ya que científicos de la Universidad de Stanford han desarrollado un neuroestimulador implantable para poder aumentar la producción de lágrimas. Se trata de un dispositivo con el que se espera poder tener una gran alternativa para algunas enfermedades oftalmológicas, como por ejemplo el ojo seco. Está claro que las lágrimas son necesarias para tener lubricados los ojos y para poder eliminar particular y cuerpos extraños. Además para una visión perfecta es necesario tener una pequeña película de lágrimas en el ojo.

Para ayudar a estos pacientes, los investigadores han creado dos pequeños dispositivos que estimulan la producción de lágrimas naturales mediante impulsos eléctricos a la glándula lagrimal. Uno de ellos se inserta en la membrana mucosa de la cavidad nasal mientras que el otro se inserta debajo de la piel, justo debajo de la ceja. Estos dos dispositivos pueden ser activados de forma manual gracias a su controlador inalámbrico.

dry-eye

Actualmente dos de los tratamientos más comunes para el ojo seco son lubricar el ojo mediante gotas o por la administración de fármacos como la ciclosporina (una emulsión tópica), pero ambos tienen inconvenientes. Las gotas para los ojos requieren refrigeración, lo cual es difícil de aplicar cuando sea necesario, además de que no replican todos los componentes vitales de las lágrimas naturales. El fármaco por su parte trata la inflamación asociada con el ojo seco, pero no la causa de la afección

Esto fue dicho por Michael Ackermann, responsable de esta investigación.

Este dispositivo ya ha sido probado en algunos ensayos clínicos con resultados positivos. Este se ha probado en Australia, Nueva Zelanda y México, pero de momento aún se encuentra en proceso de obtener las aprobaciones europeas y canadienses.

Vía | Stanford University

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *