15 marzo 2011 Curiosidades, Ordenadores

Pinball

Las máquinas de Pinball fueron las reinas de muchos salones recreativos en la década de los 70 y los 80. Con sus luces y sus samples de audio nos cautivaban y nos invitaban a superar el reto del millón de puntos en un principio, para ir derivando en productos cada vez más desarrollados, con más combos a realizar y centenares de millones de puntos a conseguir. Poseer una en nuestro hogar ha sido el sueño de varias generaciones de jugadores.

Las máquinas de Pinball caseras también han evolucionado con el tiempo. En un principio era realmente fácil crearse una máquina casera con un tablón de madera, clavos, unas gomas elásticas para hacer los diferentes obstáculos y para el borde de nuestra máquina, y un par de pinzas de la ropa a modo de flippers. Lamentablemente la falta de luz y sonido y su escasa interactividad hacían que la recreación fuera un tanto pobre. Sin embargo, con un poco de habilidad podemos ahora recrear un autentico Pinball virtual gracias a la informática y la emulación.

Se trata de enclaustrar un PC y dos monitores en un armazón de madera que podemos crear y decorar nosotros mismos. Usamos una pantalla más pequeña a modo de panel trasero y otra pantalla más grande a modo del cuerpo en sí donde se mostrará el juego. El PC se configura para que use los dos monitores a la vez, y gracias a los programas Visual Pinball e Hyperpin mostraremos tanto la decoración del panel trasero como el juego en el panel principal. Gracias a botones cableados a través de codificadores de teclado podremos controlar y jugar con nuestro sistema.

También se puede usar simplemente un PC con dos monitores sin realizar ningún tipo de construcción adicional y controlarlo con un teclado convencional, aunque el efecto no sería tan realista. Y es que el secreto de estos proyectos es jugar con nuestra nostalgia y llevarnos a épocas más felices y con menos preocupaciones.

Más Información | Instructables

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *