8 junio 2011 Accesorios, Curiosidades

Lawrence RookA día de hoy contamos con diversas medidas de seguridad para intentar evitar sorpresas en nuestras viviendas. No obstante, parece más o menos demostrado que no hay mejor medida de seguridad para nuestra vivienda que el simple hecho de encontrarse habitada, ya que la presencia humana actuá como repelente ante criminales menos osados.

Eso debió de pensar Laurence Rook, un chico de 13 años que ha desarrollado un portero automático con vistas a engañar a potenciales criminales. En el caso de que no nos encontremos en casa podemos activar un modo mediante el cual el portero automático nos llama a nuestro teléfono móvil en caso de que alguna persona lo pulse. De esta manera podemos mantener una conversación con la persona que haya llamado aunque no nos encontremos en casa.

La idea no es mala siempre y cuando la complementemos con otras medidas encaminadas a enmascarar nuestra ausencia de la casa. Gracias a sistemas domóticos es posible programar la hora para el encendido y apagado de luces en nuestra vivienda, de tal manera que reforzará la sensación de vivienda habitada en caso de estar bajo vigilancia por un grupo criminal.

Laurence ha ganado ya la friolera de 280.000 euros con su producto por lo que tendrá la vida un poco más fácil para seguir dedicándose a desarrollar nuevos inventos. No sería de extrañar volver a verle por estos lares en los próximos años.

Vía | Ubergizmo

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 junio 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *