31 octubre 2012 Tecnología

Una vez vi una película de “cine independiente”, bastante mala, donde una raza alienígena lanzaba un tipo de pulso electromagnético que destruía todas las armas de fuego para conquistar la tierra fácilmente. El resto de la película era un intento de representación de ciudad futurísta con caballeros medievales combatiendo la invasión con espadas y flechas. Una mala película, pero transmitía la idea de la cantidad de años que podemos retroceder si nos quitan la tecnología, y esa idea es la que me ha venido a la cabeza al encontrar esta noticia.

Champ es un misil que, mediante unas potentes ondas de radio, es capaz de inutilizar por completo cualquier aparato electrónico que esté sobrevolando en ese instante. No soy capaz de calcular el caos al que podría someterse una ciudad entera con un paseo aereo de este misil, aunque si tiene que haber una guerra, mejor usar estos misiles “limpios”…

Este misil Champ, no es una idea, ni un plan a futuro, ni una sugerencia de la famosa lista de inventos que Steve Jobs dejó escritos, este misil existe y ya se ha probado, con una exito aplastante, ya que incluso inutilizó las cámaras que estaban grabando el ensayo en el desierto de Utah.

En el link de la fuente de información hay incluso un video explicativo de este avance tecnológico (para mal o para bien es un avance), y lo explican orgullosos, como si no fueran conscientes del daño que, en la civilización actual, podría ocasionar un paseo matutino de este misil, imaginaos, hospitales, medios de transporte, sistemas de defensa… Me imagino, como en la mencionada película, un retroceso en la evolución en cuestión de minutos, dejándonos a merced del enemigo… Blandiendo una espada templaria frente a un K2 Black Panther del ejercito surcoreano o tirandole flechas a un caza F22. Espero que la política exterior de nuestro país no invite a un ataque de este tipo.

Más información | Boeing

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 noviembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *