27 abril 2015 Análisis, Telefonía

nexus_6_1

El inicio del año 2015 ha supuesto la llegada de varios dispositivos nuevos, que tienen en común que ofrecen interesantes novedades y diseños para tener en cuenta a lo largo de este año. Uno de ellos ha sido el Nexus 6, el terminal de Google que ha sido fabricado por Motorola y que he tenido el gusto de probar durante este último mes. Es un terminal que me ha dado muy buenos momentos de uso, ya que se trata, sin duda alguna de un dispositivo de gama alta que tiene una serie de cualidades que lo hace eficiente, rápido y atractivo para el uso.

La funcionalidad del Nexus 6 tiene dos vertientes, una positiva y otra bastante negativa, pero ambas parten del mismo detalle. Se trata de un teléfono con una pantalla AMOLED que bordea las 6 pulgadas, con una gran calidad de imagen y una facilidad de uso excelente gracias a esto. Por contra, este tamaño hace que el móvil entre en la categoría de phablets y resulte muy útil para navegar por sus menús, pero bastante incómodo para hablar por teléfono.

Esto no impide que sea un magnífico terminal con unas especificaciones más que correctas y permite una experiencia de uso muy agradable. Veamos con detalle qué nos ofrece.

DATOS TÉCNICOS

  • Peso del producto: 186 g
  • Dimensiones: 8,3 x 1 x 15,9 cm
  • Batería de iones de litio no extraíble
  • Capacidad de la memoria: 32 GB
  • Capacidad de la memoria RAM instalada: 3 GB
  • Tipo de flash incluido: LED
  • Sistema operativo: Android 5.0 Lollipop
  • Fabricante del procesador: Qualcomm Snapdragon 805 de 4 núcleos a 2,7 GHz
  • Cámara trasera: 13 Megapíxels con Flash Led Dual, 1/3.06”, f/2.0, 28mm
  • Cámara delantera: 2 Megapíxels
  • Tecnología de pantalla: AMOLED
  • Dimensión de la pantalla: 5.96 pulgadas
  • Relación de aspecto de imagen: 16:9
  • Resolución de pantalla: 2560 x 1440 Pixeles
  • Máxima resolución de pantalla: 2560×1440
  • Tipo de salida de audio: 3,5 mm
  • Capacidad de la batería: 3220 mAh
  • Tipo de conexión inalámbrica: 802.11 A/C

DISEÑO EXTERNO DEL NEXUS 6

Nos encontramos, como ya he dicho, con un teléfono muy grande. Su pantalla de 6 pulgadas hace que sea extremadamente ancho, lo que dificulta su manejo con una sola mano. No obstante, lo que perjudica para que se utilice como teléfono resulta muy útil para navegar por las diversas opciones que incluye.

Lejos de resultar incómodo en la mano por su tamaño, la curvatura de la parte trasera favorece la sujeción del terminal y hace que resulte bastante agradable de sujetar. Es interesante remarcar la situación del botón de encendido, justo encima de los botones de volumen en el lado derecho del terminal. Como ayuda extra para evitar confusiones a la hora de tocar uno u otro, el de encendido tiene una textura diferente, que ayuda a localizarlo sin mirar.

El peso resulta adecuado, porque junto con los materiales utilizados en su fabricación, aporta una sensación de solidez y robustez que va a acorde con su imponente aspecto. Esta robustez viene acrecentada cuando comprobamos que la carcasa es sólida y fija. Es decir, no se puede extraer la batería ni abrirse de ninguna manera. La tarjeta nanoSIM está situada en un hub situado en la parte superior del móvil, que se abre con una llave especial ofrecida con el dispositivo.

La pantalla está rodeada por un marco bastante fino y cuenta con un altavoz en la parte superior y otro en la inferior, que sobresalen de la carcasa. Los botones para navegar son virtuales y permiten moverse muy bien por la pantalla.

El diseño de la parte posterior está dominado por la cámara, que está rodeada por el LED que hace las funciones de flash y tiene el nombre del modelo bien visible, para que nadie se confunda con otro terminal. Solo está disponible en dos colores: blanco y negro, lo que limita la elección. Aún así, son los dos colores que, personalmente, prefiero yo.

LA PANTALLA

Si en algo destaca a primera vista el Nexus 6 es la pantalla. No solo tiene un tamaño interesante, sino que además ofrece una muy buena calidad. Las imágenes se ven en calidad QHD que permite tener una estupenda percepción de los detalles y los textos se ven perfectámente nítidos.

nexus-6-2

Sabemos que todos preferimos tener la máxima definición para visualizar las imágenes y los vídeos, y la pantalla AMOLED del Nexus 6 se acerca mucho a esa perfección. Es cuando se compara con otros terminales de categoría similar cuando se perciben las diferencias. Estas se limitan a un menor brillo en los colores cálidos, sobre todo en el blanco. Pero esto no representa ningún problema, ya que no se trata de una falta de nitidez, sino que otros la tienen algo superior.

El brillo máximo de la pantalla lo hace bien visible en condiciones de luz altas, como cuando se utiliza en exteriores, así que no hay problema para verla bien incluso con luz solar intensa.

LA BATERIA, CAPACIDAD Y VELOCIDAD DE CARGA

Llegamos al apartado más delicado y el que más nos lleva de cabeza. La batería del Nexus 6 es una pila bastante adecuada a su tamaño, con una capacidad de 3220 mAh. Esto le permite tener una autonomía de un día si se es un usuario bastante activo. No es que sea muy larga, pero permite no tener que recurrir a cargas extras durante la jornada de trabajo.

Esta autonomía se viene compensada con una capacidad de carga que se reduce hasta unas dos horas. Además, con solo media hora conectado a la red podemos tener lista la batería a media carga. El gran tamaño y la resolución de la pantalla provoca que el consumo sea alto, pero puede recuperarse rápidamente la carga si es necesario.

El móvil no puede abrirse, por lo que la batería es fija y no puede extraerse. ¿Ventaja o inconveniente? En principio, no es mala opción, ya que está bien protegida, aunque a la hora de tener que cambiarla por cualquier incidencia, hay que llevarla a un servicio técnico para solucionarlo.

Y EN CONCLUSION…

Después de haberlo disfrutado durante unas semanas, he de decir que me he sentido muy a gusto con este móvil. Me ha servido tanto para mi día a día como para trabajar. Lo he exprimido al máximo con las aplicaciones que forman parte de mi trabajo y no ha supuesto el más mínimo problema para el Qualcomm Snapdragon 805 de 4 núcleos a 2,7 GHz, cuando otros modelos me han dado algún que otro problema.

Es un buen móvil que vale el dinero que cuesta, alrededor de los 649 euros la versión de 64 GB, mientras que la de 32 GB se queda en unos 547 euros, dependiendo siempre del lugar donde se mire. Con este nuevo modelo, se confirma que Google ha hecho bien contando con Motorola para dar forma a este estupendo dispositivo.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *