9 marzo 2012 Análisis, Tecnología, Televisores

Hace 6 años, la mayoría de los mortales todavía contaba con televisiones de tubo y algunos afortunados ya disfrutaban de Plasmas o LCDs de calidad. Esas innovaciones del ayer, son la costumbre del hoy. La mayoría es perfectamente consciente del significado de palabras como HD, LED o 3D.

En ese rango temporal las empresas de tecnología coreanas han experimentado un crecimiento excelso. Samsung y LG destacan sobre el resto. La primera ha optado por desarrollar sistemas LED con 3D estereoscópico. LG ha seguido su propio camino al trabajar en sistemas LED con 3D pasivo. La TV LG 47LW650S pertenece a la segunda generación de LED con 3D pasivo. ¿Qué tal se porta? La respuesta a lo largo del escrito.

Presentación y diseño

La moda se basa en seguir determinadas tendencias. Una marca saca algo al mercado, se copia y ya es moda. Digamos que la repetición de una idea genera una necesidad de imposición. LG ha preferido dotar a su sistema de un diseño sencillo, pero directo. Línea negra, gruesa con terminación aspecto cristal y con marco ancho bicolor (parte externa transparente que se funde con el negro de la TV). Demasiado genérica, pero encaja en la mayoría de las decoraciones. Le habría venido bien una reducción del marco y del propio ancho de la TV para hacerla más estilizada.

El pie, aunque común me parece un acierto. Prefiero una base robusta rectangular con acabado cristal negro que la terminación en aspa. Por último, botonera sobreimpresa en la parte inferior de la TV con tenue iluminación.

Prestaciones

Resumiremos las principales funcionalidades del equipo orientadas a mejorar la calidad de imagen, a ofrecer contenido a la carta y un 3D para todos.

  • Smart TV: La Televisión inteligente de LG. Se trata de una herramienta que aúna en una misma interfaz (en la misma o en diferentes pantallas) diversas funciones. Por un lado podremos conectar la TV a internet para disfrutar de canales determinados, instalar aplicaciones o gestionar el contenido de todas las vías. La contextualización de los menús es poco clara de inicio, las aplicaciones y los canales de TV por internet son muy limitados, por último el navegador es muy pobre. No os permitirá navegar con soltura por la red (en webs con pop ups es un infierno).
  • Smart Share: Comparte sin cables y accede a equipos remotos a través de una conexión inalámbrica. A partir de DLNA podremos conectar nuestra TV a diversos sistemas para aportar contenido. En este caso, excepto por algún punto en concreto es sencillo de llevar a cabo.
  • Motion Clarity Index: Una app que nos servirá para optimizar la claridad y el dinamismo en las imágenes.
  • Control de los Micro Píxeles: Una herramienta que os ayudará a mejorar los negros y el contraste. Sinceramente, no mejora demasiado la imagen per sé. El problema se encuentra en las fugas de luz del sistema, algo que trataremos en el apartado de imagen.
  • Capacidad multimedia: Prácticamente reconoce la totalidad de formatos del mercado, aunque no es capaz de reproducir MKVs con AC3, tenedlo en cuenta. La contextualización de menús es poco ágil para determinadas acciones y a veces al insertar una unidad de memoria no la reconocerá de forma directa con lo que perderemos el atajo para acceder a su contenido directamente.

Imagen

La piedra angular de cualquier TV. La mayoría se orienta por este apartado para decantarse por la compra del producto. TV LED Edge, es decir, los LEDs se encuentran en el marco de la TV y no distribuidos por todo el panel. Digamos que en los equipos LEDs los negros deben iluminarse, no se trata de una ausencia de color y por tanto con LEDs en el marco aparecen molestas fugas de luz al mostrar imágenes oscuras o en transiciones sin imagen. Como podéis imaginar la calidad de los negros está lejos de la perfección. En este particular las fugas de luz son excesivas.

Al reproducir imágenes coloridas o con diferentes tonos, la TV se maneja con soltura al mostrar gamas ricas y profundas de color (muy vivo). Buen brillo, destaca en escenas iluminadas y contraste aceptable, bien al diferenciar elementos coloridos, pero erra al separar con claridad elementos oscuros ( los separa y la apreciación es excelente, pero presenta ligeras fallas en los bordes con alguna pequeña fusión de elementos).

Los perfeccionistas podrán ajustar los parámetros a su gusto, aunque se han incluido categorías predefinidas. Limitadas y muy diferenciadoras, pero poco útiles si optamos por elegir algo con valores intermedios. Destacaría el buen hacer en el modo juego al reducir considerablemente el input lag y mostrar una tonalidad más fría de colores. Me habría gustado que se hubiese incorporado un glosario de términos en las opciones de configuración para ayudar al cliente a configurar la imagen por si sólo sabiendo que está modificando en cada momento.

Sonido

Sistema estéreo (10W+10W) con decodificador de Dobly Digital. En el tratamiento del sonido, LG ha escatimado en recursos. Estéreo simple sin opciones para configurar el tan de boga estéreo de alta profundidad (con mejores graves) u opciones para virtualizarlo y acercarlo al 3D. Un añadido que ayuda a limpiar los registros y a clarificar y potenciar las voces en películas que cuenten con un equilibrado de sonido pobre.

Al igual que con la imagen bastará un toque en el mando para pasar a configurar una u otra opción predeterminada. Opciones nuevamente limitadas y poco útiles de cara a mejorar este apartado. En muchas ocasiones no apreciaremos mejora al pasar de una a otra. La TV cuenta con una toma Jack para conectar auriculares, en esta salida la potencia de sonido es claramente inferior, aunque posee buena calidad. En crudo la aptitud del sonido es adecuada y se disfruta con todos los productos, pero podría ser más extensa y mejor. Admite Bypass de sonido.

Modo 3D

Como bien sabéis LG apuesta por una tecnología pasiva en el 3D. Este sistema destaca por utilizar gafas baratas, por permitir una visión más amplia y por la ausencia de interferencias, ya que no deben coordinarse vuestras gafas con la pantalla de la TV. En el lado opuesto tenemos una menor resolución en el efecto, un brillo más apagado (debe compensarse manualmente) y una ligera pérdida de volumen en el mismo.

Los videojuegos de PS3 o películas con 3D estereoscópico se han diseñado para TV con 3D activo, lo cual no quiere decir que este sistema no sea capaz de ejecutarlo, pero lo hace en peores condiciones (menor resolución, brillo, color y sobretodo la sensación de profundidad, menos acusada). En juegos que usan un doble buffer como Black Ops, Crysis 2 o Gears 3, el efecto será óptimo, ya que bastará con activar el modo 3D y seleccionar la opción de fusión específica. Lo mismo para las películas que suelen conseguirse en la red (suelen venir con la imagen doblada). En estos casos compite a igualdad de condiciones con las TV activas.

Resumiendo si os interesa PS3 y productos estereoscópicos pasad de la TV, sin embargo si vais a priorizar con el uso de productos descargados de la red o con 3D de doble buffer podéis confiar en el equipo. LG incluye 7 gafas con la compra de la TV.

Mando a distancia

Entiendo la tecnología Smart TV como una vía para hermanar los contenidos tradicionales de estos sistemas con el abanico de oportunidades que ofrece internet. Por tanto, no me explico como el mando carece de un trackball para facilitar la navegación por el browser de internet o los menús de la TV. El pad incluido en el mando es horrendo, poco sensible y tosco. El tacto y la respuesta de los botones no ayuda a mejorar la sensación inicial. Cada marca es un mundo y se entiende que cada mando proviene de una madre diferente, pero ciertas funciones podrían añadirse de una forma más sencilla a través de atajos más inteligentes.

El mando Magic Control de LG debería incluirse en todas las TV con Smart TV (apunta, clica y accede, sin más).

Conexiones

2 tomas USB situadas en el marco derecho (respecto a imagen facilitada), 4 HDMI y resto de conexiones en el inferior: RCA, LAN, Óptica y Jack entre otras. Sin problemas de acceso, aunque pediría algo más de calidad en las entradas/salidas de la TV, faltaría limar el acabado de estas piezas.

Conclusiones

LG nos ha permitido probar un equipo a la altura de las circunstancias, pero no exento de puntos negros. Aspectos que deberían limarse en posteriores iteraciones. Ante todo tenemos una TV con una calidad de imagen elevada, gracias a su amplia capacidad para mostrar colores vivos, por el buen contraste del que hace gala y el excelente modo juego con el que cuenta, capaz de ejecutar estos contenidos con un input lag mínimo.

Sacando la vara, la calidad de los negros deja que desear por la fugas de luz, el sonido en la salida de auriculares debería contar con más potencia, los menús deben simplificarse y el mando a distancia erradicarse a favor del Magic Control. El 3D depende de vosotros, ¿calidad o precio?
Una buena TV de gama media que dejará satisfechos a los consumidores por su relación calidad/precio.

Más información | Página web del fabricante

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 marzo 2012
  2. Análisis LG 47LW650S 13 marzo 2012
  3. Análisis: NeverDead 13 marzo 2012
  4. Análisis SOULCALIBUR V 13 marzo 2012
  5. Análisis: After Hours Athletes 13 marzo 2012
  6. Análisis: Move Mind Benders 13 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *