2 julio 2012 Periféricos

Desde que experimenté con el mouse de Apple, el cual permite ciertas funciones acariciando ligeramente la superficie del mismo, para mi un simple mouse se queda corto. También es verdad que intentar hacerlo todo con un trackpad no resulta muy cómodo, aunque para gustos los colores. Personalmente me parecen ideales las uniones entre mouse y trackpad y, por tanto, el nuevo Aivia Xenon de Gigabyte me resultó, en un primer momento, una opción interesante.

En el mencionado Aivia Xenon encontramos un mouse tipo inalámbrico con tecnología láser con una sensibilidad de 1000 dpi y varios botones laterales, como llevan la mayoría de los ratones que encontramos hoy en día. Y por otro lado, el mismo periférico, ofrece las funciones de un trackpad que, configurado con su propio software, permite, con diferentes gestos, interactuar con nuestro ordenador.

El Aivia Xenon dispone de un botón en su lateral que nos permite cambiar el modo de mouse a trackpad. Supongo que la posibilidad de actuar 100% como ratón y 100% como trackpad hace necesario la elección de uno u otro, pero sería mucho más cómodo que ambas posibilidades trabajaran juntas, cubriendo con una las cadencias de la otra sin tener que ir cambiando de modo.

Esta nueva creación de Gigabyte solo funciona con Windows XP o superior y, con unas dimensiones de 95×55×19 milímetros, su forma no parece muy cómoda para la palma de la mano, además, como trackpad, tal vez es demasiado elevado… Habrá que probarlo para poder comentar su adaptación real a la mano.

Más información | GigaByte

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *